¿Eres una persona sorda? Participa en esta investigación sobre el éxito 🤚 ¡Visita! ×

Las personas sordas detectan más rápidamente los movimientos del cuerpo

0

Hay amplias investigaciones que demuestran que las personas sordas pueden diferenciar rápidamente entre los movimientos propios de la lengua de signos de lo que no lo es y, para ello, las personas sordas signantes involucran sus sistemas sensoriomotores en la percepción de los signos, aunque de una forma diferente a cómo lo hacen las personas oyentes que no usan lengua de signos. La duda, hasta ahora, era si las personas sordas podían transferir esta habilidad visual a la percepción de otros movimientos no relacionados con la lengua de signos y extraer información de ello. Una investigación demuestra que sí.


La percepción del movimiento corporal es una habilidad importante, ya que permite comprender las acciones de la gente. Así que unas investigadoras de la Universidad de Gallaudet querían comprobar si las personas sordas nativas en lengua de signos tienen una mayor sensibilidad a los movimientos biológicos humanos y si son capaces de percibir estos movimientos más rápidamente que las personas oyentes. La investigación fue finalmente publicada en 2021 en la revista Neuropsychologia, la más prestigiosa del mundo en el ámbito científico de la neuropsicología, disciplina clínica que converge entre la neurología y la psicología.

Participaron 144 personas oyentes y 34 personas sordas, de las que 24 tenían la lengua de signos americana como primera lengua. Todas ellas se sometieron al visionado de puntos luminosos de personas realizando acciones atléticas como correr, saltar a la comba o jugar al golf, entre otros. Una visualización de puntos luminosos es una captura del movimiento corporal, a menudo utilizado en el cine para efectos especiales digitales, técnica que también se ha utilizado mucho para investigar la lengua de signos, como el siguiente vídeo:

Visualización de puntos luminosos de una frase en lengua de signos americana (CC BY-SA 4.0 por Athena.PEN vía Wikimedia). En la investigación de este artículo se utilizaron una cantidad mucho menor de puntos luminosos: solo 18

En el caso de esta investigación, se capturó cada movimiento desde tres perspectivas (de frente, vista oblicua y vista lateral) que se representaron con 18 puntos de luz cada una en las articulaciones del cuerpo, así que son muchos menos puntos luminosos que el vídeo mostrado arriba para lengua de signos americana. Las personas participantes en el estudio, debían averiguar cuál era la acción atlética que visualizaban en pantalla solo con esta información, es decir, observando solo los puntos luminosos. Su percepción se recogió mediante cuestionarios y electroencefalogramas.

Los participantes visualizaban 18 puntos luminosos (PLD en inglés) capturados de movimientos atléticos humanos desde tres ángulos y debían averiguar cuál era el movimiento realizado solo con esta visualización. En esta imagen se muestra la acción de los denominados saltos de tijera o jumping jacks (imagen: Quandt, Kubicek, Willis y Lamberton, 2021)

Resultados confirmados

Las personas sordas nativas en lengua de signos tienen una menor dificultad para percibir los movimientos que las personas oyentes, incluso cuando esos movimientos no están relacionados con la lengua de signos, en este caso, identificando los movimientos atléticos más rápidamente y con menos esfuerzo. En palabras de las investigadoras:

En conjunto, los datos sugieren que las personas sordas que se comunican en lengua de signos procesan más fácilmente los movimientos biológicos humanos, y que los cambios visuales ya mostrados en ciertos aspectos de la percepción del movimiento para las personas signantes sordas también incluyen una percepción más rápida y con menos esfuerzo de los movimientos biológicos humanos

Las investigadoras creen que este menor esfuerzo puede deberse a la experiencia de las personas sordas a lo largo de su vida en extraer y producir significado a través de sus propios movimientos y los de otras personas, incluso en entornos difíciles, cuando hay mucho ruido visual (mucho movimiento en la misma visualización).

El cerebro de las personas oyentes que no se comunican en lengua de signos procesa los movimientos humanos de forma diferente a las personas sordas usuarias de una lengua de signos nativa


¿Para qué sirve esto?

En Excepcionales ya vimos hace muchos años una de las aplicaciones de este beneficio de la lengua de signos: en Oaxaca, un estado al sur de México, varias personas sordas fueron contratadas por la policía para realizar labores de video-vigilancia, controlando hasta 230 cámaras de vídeo para la detección de delitos en las calles (puedes leer el artículo aquí).

Esta es una ventaja más de las lenguas de signos que la ciencia ha ido demostrando a lo largo de los últimos años y que ya hemos publicado en Excepcionales:



Fuente:

  • Quandt, L. C., Kubicek, E., Willis, A., y Lamberton, J. (2021). Enhanced biological motion perception in deaf native signers. Neuropsychologia, 161, 107996.

Publicar un comentario

0 Comentarios
* Por favor, no hagas spam aquí. El spam será eliminado.
Publicar un comentario (0)
Main Ad

#buttons=(Aceptar) #days=(30)

Esta web utiliza cookies de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y para analizar el tráfico. Si sigues navegando, se sobreentiende que consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Saber más
Accept !
Subir