DESCUBRE CÓMO LAS PERSONAS SORDAS Y LAS LENGUAS DE SIGNOS
CONTRIBUYEN A HACER UN MUNDO MEJOR

Lo + nuevo

La lengua de signos ayuda a comprender la sinestesia

La sinestesia es una forma de percepción en la que los diferentes sentidos se confunden. Por ejemplo, una persona sinestésica puede ver colores cuando escucha música o sentir sabores cuando toca diferentes texturas. En este artículo de la revista Quo se explica un poco más qué es la sinestesia.

En una reciente investigación, se ha descubierto que la lengua de signos también puede proporcionar sensaciones sinestésicas.
Cuadro del pintor Kandinsky que algunos expertos creen sinestésico
Cuadro "Composición VI" de Kandinsky. Algunos expertos creen que el pintor ruso Kandinsky era sinestésico.

El estudio

En el estudio participaron investigadores de tres universidades: University College de Londres (Reino Unido), Universidad de Sussex (Reino Unido) y Escuela de Medicina de Baylor (USA).

Participaron 50 personas sinestésicas voluntariamente, de edades entre 16 y 59 años, que normalmente veían colores con las letras, la mitad de éstas competentes en lengua de signos y la aprendieron en edad adulta. Todas ellas visualizaban un vídeo en lengua de signos y se les preguntaba si al verlo se les activaba algún color. Algunas de las personas competentes en lengua de signos veían colores cuando aparecían letras en dactilológico en el vídeo en lengua de signos y el color activado era el mismo que la correspondiente letra en el idioma escrito. Sin embargo, las personas que no entendían la lengua de signos no experimentaron ninguna sensación sinestésica al ver el vídeo signado.
Prueba de números que una persona sinestésica vería en diferentes colores
Esta imagen se usa habitualmente para detectar si una persona tiene sinestesia de color con las letras. Para una persona sinestésica que ve la imagen de la izquierda se le activan colores diferentes para las 'S' y los '2' como en la imagen de la derecha (fuente: Student Society for Science)

Los resultados

La investigación demuestra, por un lado, que la sinestesia con las letras no es exclusiva de las lenguas orales y que la sinestesia no se activa simplemente con la forma de la letra sino con el significado de la misma, ya que las personas que aprendieron lengua de signos en la edad adulta habían trasladado las sensaciones sinestésicas a la lengua de signos. Por otro lado, demuestra que la persona no nace sinestésica sino que se hace sinestésica y pueden surgir nuevas formas de sinestesia.

Los investigadores concluyen que las implicaciones de estos resultados son muy importantes porque demuestran que las futuras investigaciones de la sinestesia en la lengua de signos pueden aportar nuevos datos para comprender la sinestesia en general.

Fuentes:

No hay comentarios