DESCUBRE CÓMO LAS PERSONAS SORDAS Y LAS LENGUAS DE SIGNOS
CONTRIBUYEN A HACER UN MUNDO MEJOR

Lo + nuevo

Las personas sordas conquistan Uber (no en España)

Uber es una app para dispositivos móviles (iPhone o Android) que ofrece transporte en vehículo privado similar a un servicio de taxi. Una persona que necesite hacer un desplazamiento en una ciudad, introduce su ruta en la app y le conecta con algún conductor privado que le recoja por la zona. En algunos países, las personas sordas están conquistando Uber.


Cada vez son más las personas sordas que trabajan como como conductores profesionales con Uber, probablemente miles de ellas en todo el mundo. En concreto en México, donde hay más de 100 personas sordas trabajando con Uber, la historia de un conductor sordo de 58 años, José Guadalupe Vargas, se hizo viral en las redes sociales después de que un joven arquitecto compartiera su experiencia. El arquitecto tuvo que hacer uso de Uber por haber perdido las llaves de su coche y encontrarse con José Guadalupe fue una lección de vida que compartió en Facebook:


Uber está adaptado a personas sordas

La Red se está llenando de historias y vídeos de personas sordas que trabajan como conductores privados con Uber. Parte del éxito se debe a que a que Uber ha adaptado su app a las personas sordas, por ejemplo, emitiendo destellos en la app de quien conduce o avisando a quién solicita el servicio de que la persona que conduce es sorda.

Una de estas personas es Rolan Goh, sordo de Singapur de 45 años de edad, que con su inmensa dedicación llega a ganar entre 3.000 y 4.000 dólares al mes, ya que dedica entre 14 y 16 horas diarias a trabajar, consiguiendo una media de 30 servicios al día (vídeo en inglés y lengua de signos singapurense):


Otra historia que trascendió al periódico más importante de Estados Unidos, The Wall Street Journal, es la de Pin Lu, un joven sordo de 29 años de China que a los 10 años de edad emigró a Nueva York. Pin Lu se graduó en Contabilidad en la universidad Instituto de Tecnología de Rochester (RIT), estuvo trabajando de contable en una pequeña localidad pero volvió para trabajar en Uber en la Gran Ciudad, Nueva York.

Pin Lu, conductor sordo de Uber en Nueva York (foto: Keith Bedfor / The Wall Street Journal)

Uber en España

La situación no es la misma en todo el mundo y se debe a diferencias entre Uber y los gobiernos de cada país. En países como los citados Estados Unidos o Singapur, Uber está regulado. Incluso países como México, en algunas ciudades como Ciudad de México está regulado y otras como Guadalajara o Monterrey no está regulado pero funciona con normalidad. Por último, otros países como Bélgica, Francia, Venezuela y España, están pendientes de su regulación.

En España, parece ser difícil que las personas sordas puedan encontrar una salida profesional en servicios como Uber o Cabify. El colectivo profesional de taxistas se encuentra prácticamente en guerra con estas empresas que ven peligrar su futuro laboral, por lo que hasta el momento los requisitos para ser conductor profesional de Uber dificultan el acceso a las personas sordas, entre ellos:
  • Una licencia VTC (arrendamiento de vehículos con conductor) que puede costar entre 28.000 y 42.000 euros cada una. Hay que tener en cuenta que además la ley actualmente solo permite conceder una licencia VTC por cada 30 licencias de taxi, lo que en algunas ciudades como en Madrid es casi imposible conseguirla.
  • Demostrar estar en posesión de al menos 7 vehículos o en arrendamiento financiero, es decir, que en la práctica ésto solo está al alcance de empresas dejando dos alternativas: que las personas sordas se agrupen en una cooperativa o que individualmente compren una licencia (que fácilmente puede costar más de 70.000 euros).
  • Un seguro de responsabilidad civil con una cobertura máxima de 50 millones de euros.
  • Además, la versión de Uber para conductores particulares sigue sin estar autorizada legalmente en España.
Por supuesto, también hay mujeres sordas conductoras con Uber, como se puede ver en el siguiente vídeo de Uber en Praga (República Checa):




Fuentes:

No hay comentarios