Olaf Hassel, astrónomo sordo de Noruega

Sabemos que hay muchas personas en el mundo de la ciencia de reconocido prestigio que se fueron sordas. Thomas Edison, inventor de la bombilla y el telégrafo, comenzó a quedarse sordo a la edad de 12 años y, por cierto, consideraba que su sordera le permitía evitar distracciones y concentrarse mejor en su trabajo. El francés Charles Nicolle, que ganó el premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1928, se quedó completamente sordo a los 20 años, por lo que fue el primer Nobel sordo de la historia (cuando tenía 62 años de edad). El australiano-británico John Cornforth ganó el premio Nobel de Química en 1975 y su sordera comenzó a los 10 años, quedándose completamente sordo también a la edad de 20.

Sin embargo, hay otros muchos científicos que nacieron sordos y sus contribuciones a la ciencia también fueron reconocidas, aunque menos famosas. Entre estas personas, se encuentra Olaf Hassel, sordo de nacimiento y astrónomo noruego que descubrió un cometa y una nova.

Olaf Hassel (foto: andata.no)

Descubrimiento del cometa Hassel en 1939

Olaf descubrió un nuevo cometa, desconocido hasta el momento, el 15 de abril de 1939. Sin embargo, registró su descubrimiento en el Observatorio Astronómico al día siguiente, ya que no podía hacerlo por teléfono como otros astrónomos de su época. Ese mismo día, el cometa también fue avistado por otros dos astrónomos rusos, por lo que el cometa terminó llamándose Cometa Jurlov-Achmarov-Hassel.

Cometa Jurlov-Achmarov-Hassel (foto: Rise Hvezd, nº 6-7, 1.VI.1939)

Descubrimiento de la nova Herculis 1960

Una nova es el nacimiento de una nueva estrella, que se produce por la explosión termonuclear ante un desequilibrio entre la gravedad de una estrella y su combustible nuclear, el hidrógeno. Pues bien, Olaf Hassel descubrió una nova en 1960 que inicialmente se llamó nova Hassel (un nombre provisional) y se registró oficialmente como nova Herculis 1960, pues es el procedimiento oficial del registro de novas: la constelación en la que puede verse la estrella y el año del descubrimiento.

Como anécdota, fue su esposa Marie quien despertó aquella mañana del 7 de marzo de 1960 a Ola Hassel, a las 5:20hs. Al principio tuvo dudas de que fuera una nova, pero cuando finalmente lo confirmó a las 5:30hs, le dijo en el desayuno a su esposa: "este es el día más importante de mi vida". Para que no ocurriera lo mismo que el descubrimiento del cometa en 1939, inmediatamente envió un telegrama al Observatorio Astronómico de Copenhague y allí le confirmaron que, efectivamente, fue la primera persona en avistar la nova.

El descubrimiento de la nova por Olaf salió en los periódicos y obtuvo en 1970 la Medalla de Oro al Mérito del Rey, en presencia del Rey Olaf de Noruega y otros 80 personalidades científicas, con una recompensa de 2.500 coronas noruegas. Olaf había construido un sistema para despertarse a determinadas horas y observar el cielo, pero esa mañana había sido despertado por su esposa Marie, por lo que dijo: "Mi Marie tiene el mérito principal del primer descubrimiento de una nova noruega y ha recibido 200 coronas noruegas como recompensa".

El sistema construido por Olaf Hassel como despertador consistía en un despertador sobre la cama que, al llegar a determinada hora dejaba caer un cojín sobre su cabeza (imagen: andata.no)


De granjero a prestigioso astrónomo

Ola Hassel nació en 1898 en una pequeña granja cerca de Kongsberg, al sur de Noruega y asistió a una escuela para personas sordas en Oslo entre 1907 y 1915. Su pasión por la astronomía tiene un curioso comienzo: cuando se encontraba internado en esta escuela, la Primera Guerra Mundial comenzó a finales de julio de 1914, lo que alargó sus vacaciones. Justo antes de las vacaciones, Olaf había comprado un pequeño libro a otro alumno mayor de la escuela, el cuál contenía un mapa de las estrellas en el cielo.

Desde entonces, dedicó toda su vida a la astronomía, estudiando matemáticas por correspondencia (el rudimentario método de estudios a distancia en aquella época), ya que su padre decidió que su lugar estaba en la granja, observando las estrellas y leyendo libros. En 1926 compró su primer telescopio con sus propios ahorros y, con la experiencia de los años, fue adquiriendo mejores equipos hasta que se especializó en la fotografía astronómica y en 1941 fue contratado como asistente por el Instituto de Meteorología. A partir de 1969 fue designado miembro honorífico de la Sociedad Astronómica Noruega.

Olaf era un miembro muy activo de la comunidad sorda noruega, a menudo daba charlas a personas sordas sobre su trabajo. Este es uno de los pocos vídeos que pueden encontrarse de Olaf:

A pesar de los numerosos reconocimientos y méritos que cosechó a lo largo de su vida, Olaf falleció en tristes circunstancias: a partir de 1970, varios de sus hermanos y hermanas fueron falleciendo, lo que le sumió en una profunda depresión que, finalmente, lo condujo al fallecimiento. Pero, sin duda, debemos recordarlo por su importante contribución científica a la astronomía.

Olaf Hassel en la azotea del Instituto Meteorológico (foto: andata.no / Norsk Døvehistorisk Selskap)


Fuentes:

Publicar un comentario

0 Comentarios