5 datos curiosos sobre la investigación de la lengua de signos

El 23 de septiembre fue declarado por la ONU como el Día Internacional de las Lenguas de Señas/Signos (puedes ver la resolución oficial aquí). Con ocasión de esta fecha, quizá te gustaría conocer cinco curiosidades sobre la investigación de las lenguas de signos.
William C. Stokoe (foto: Lynn Johnson, CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia)

1. La publicación más antigua

Es difícil determinar cuál fue la publicación más antigua sobre la lengua de signos. Para Microsoft Academic, la primera publicación de la historia sobre la lengua de signos data de 1927, pero no se refiere a la lengua de signos de las personas sordas, sino a la forma de comunicación utilizada por la población india nativa de Norteamérica (puede descargarse gratuitamente en PDF desde aquí).

Sin embargo, es posible que las publicaciones más antiguas sobre la lengua de signos sean las de la Universidad de Gallaudet. Nada menos que en 1847 publicó el primer número de la histórica "American Annals of the Deaf and Dumb", que podría traducirse por "Anales Americanos de los Sordomudos" (anal es definida por la RAE como "publicación periódica en la que se recogen noticias y artículos sobre un campo concreto del saber"). El primer artículo que utiliza la palabra "signos" en su título es de octubre de 1851, se titula "ventajas y desventajas en el uso de los signos" y va firmado por John Carlin [1], una persona sorda de nacimiento bastante prodigiosa para su época, ya que era un prolífico pintor y escritor de poemas, algo inédito entonces para una persona que nunca había escuchado el habla [2]. Carlin fue también una de las personas que impulsaron la fundación de la que luego sería la Universidad de Gallaudet y se le atribuye la idea de poner un monumento de Thomas Hopkins Gallaudet con Alice Cogswell.

Portada de un número de 1848 de la American Annals of the Deaf (izquierda) y texto del primer artículo publicado en esta revista que menciona los signos en 1851 (derecha)


A lo largo de la revista, la lengua de signos se fue denominando "signos naturales", "signos coloquiales", "signos sitemáticos" o "signos metódicos" hasta que, finalmente, aparece en el título de un artículo en 1858 como "sign language" y titulado "modo de aprender la lengua de signos" [3]. Ese mismo año, se publica un artículo en otra revista titulado sencillamente "lengua de signos" [4], que trata sobre la vida de Thomas Hopkins Gallaudet y comienza con una anécdota muy interesante:
En el verano de 1818, un joven chino pasó por Hartford, y pasó una tarde con el Sr. Gallaudet. Era tan ignorante del idioma inglés que no podía expresar ni sus más simples deseos. El Sr. Gallaudet le presentó a M. Clerc, sordomudo de nacimiento, que no sabía ni una sola palabra de chino. Por lo tanto, no se podía reunir a dos personas más descalificadas para el trato coloquial. El resultado, sin embargo, sorprendió a todos los presentes. M. Clerc aprendió de los chinos hechos interesantes sobre su lugar de nacimiento, sus padres y su familia, sus ocupaciones en el hogar y sus ideas sobre Dios y el futuro. Con la ayuda de los signos adecuados, M. Clerc también averiguó el significado de unas veinte palabras chinas. Tan notable fue el éxito del Sr. Gallaudet en la lengua de signos, como frecuentemente sorprende a los extraños.
Así pues, la primera publicación científica de la historia con un título referido a los signos data de 1851 y el primer artículo con el título de lengua de signos es de 1858. Hay que tener en cuenta varias cosas:
  • Que estos artículos no eran realmente científicos aunque aparecen en revistas científicas.
  • Que los términos de lengua de signos probablemente aparecieron con anterioridad, pero no en los títulos.
  • Que la primera aparición escrita de la lengua de signos es realmente de 1824, de acuerdo con el diccionario Merrian Webster.
(todos los artículos publicados en el American Annals of the Deaf and Dumb entre 1847 y 1886 se encuentran disponibles gratuitamente en PDF aquí)


2. Una producción científica imparable

Desde entonces, el número de investigaciones publicadas ha ido aumentando tímidamente hasta que a partir de la primera década del siglo XXI (años 2000-2010), la producción científica se dispara notablemente. Así, por ejemplo, en el año 2006 se publican más investigaciones que entre 1927 y 1980: 566 publicaciones en sólo un año frente a 507 en cinco décadas.

Número de publicaciones científicas sobre la lengua de signos por año, entre 1970 y 2019 (elaboración propia a partir de Microsoft Academic)

En total son cerca de 17.000 publicaciones científicas hasta el momento, de acuerdo con Microsoft Academic, y el año más prolífico fue 2015 con casi 1.200 publicaciones en un solo año. Obviamente, el impacto también ha ido aumentando a la par del número de publicaciones, siendo 2014 el año con mayor impacto al obtenerse 17.810 citas (si no sabes cómo se mide el impacto de una publicación científica, aquí se explica).

Número de citas a publicaciones científicas sobre la lengua de signos por año, entre 1970 y 2019 (elaboración propia a partir de Microsoft Academic)


3. Los/as investigadores/as que más publican

En la última década, algunos/as investigadores/as llevan un ritmo frenético de trabajo y publican varias veces al año. Por ejemplo, Bencie Woll, de Reino Unido, y Karen Emmorey, de Estados Unidos, han publicado de cuatro a seis investigaciones, artículos o libros de media cada año entre 1998 y 2020.

En el siguiente listado de los/as 10 investigadores/as más prolíficos de la última década, podemos ver que pertenecen a solo cinco países: Alemania, Estados Unidos, Israel, Países Bajos y Reino Unido. También es interesante observar que el 60% son mujeres y solo hay un investigador sordo.

Investigadores/as con mayor número de publicaciones
sobre la lengua de signos entre 1998 y 2020 (elaboración propia a partir de Microsoft Academic)
Investigador/a País Sexo Persona Línea principal de investigación Total publicaciones
Bencie Woll Reino Unido Mujer Oyente Sordera, cognición y lenguaje 146
Karen Emmorey Estados Unidos Mujer Oyente Lengua de signos, cognición y cerebro 87
Onno Crasborn Países Bajos Hombre Oyente Lingüística de la lengua de signos 76
Wendy Sandler Israel Mujer Oyente Lingüística de la lengua de signos 72
Susan Goldin-Meadow Estados Unidos Mujer Oyente Desarrollo del lenguaje 65
Gary Morgan Reino Unido Hombre Sordo Adquisición del lenguaje en niños/as sordos/as 63
Marc Marschark Estados Unidos Hombre Oyente Educación de niños/as sordos/as 53
Hermann Ney Alemania Hombre Oyente Reconocimiento por vídeo de la lengua de signos 44
Carol Padden Estados Unidos Mujer Oyente Lengua de signos, comunicación y cultura 43
Rachel I. Mayberry Estados Unidos Mujer Oyente Psicolingüística y neurolingüística en la adquisición del lenguaje 43


4. Las universidades que más investigan

Podemos saber cuáles son las universidades que publican más investigaciones, aunque hay que tener en cuenta que el número de investigaciones publicadas no se relaciona con el impacto científico ni con la calidad de las mismas.

De acuerdo con Microsoft Academic, entre las 20 universidades y centros del mundo que más investigaciones han publicado sobre la lengua de signos, once se encuentran en Estados Unidos (un 55% del total), dos en Alemania, dos en Reino Unido, dos en China, una en Francia, una en Israel y una en Países Bajos. En la siguiente gráfica se encuentran ordenadas de mayor a menor número de publicaciones en las últimas dos décadas:

Universidades con mayor número de publicaciones de investigaciones sobre la lengua de signos entre 1998 y 2020 (elaboración propia a partir de Microsoft Academic)

Un dato interesante es que sólo seis de las 20 universidades son privadas, es decir, un 70% de las universidades que más investigaciones publican sobre la lengua de signos son públicas.


5. Las investigaciones más influyentes

William C. Stokoe fue un lingüista estadounidense e investigador que tuvo un profundo impacto en la lingüística moderna de la lengua de signos, ya que hizo una rica descripción de las complejas propiedades lingüísticas de la lengua de signos que contribuyó decisivamente a su reconocimiento como lengua natural en las personas sordas. Así que no es de extrañar que el trabajo de Stokoe publicado en 1960 y titulado "Estructura de la lengua de signos: un esbozo de los sistemas de comunicación visual de las personas sordas americanas" sea el más citado de la historia en relación a la lengua de signos: casi tres mil publicaciones posteriores se refieren al trabajo de Stokoe, lo que es una medida de su enorme impacto científico. 

Investigaciones con mayor impacto
sobre la lengua de signos entre 1927 y 2020 (elaboración propia)
Citas Fuente Tipo Referencia
2.934 Scholar Artículo Stokoe Jr, W. C. (2005). Sign language structure: An outline of the visual communication systems of the American deaf. Journal of deaf studies and deaf education, 10(1), 3-37. [original publicado en 1960]
1.517 Scholar Artículo Starner, T., Weaver, J., y Pentland, A. (1998). Real-time american sign language recognition using desk and wearable computer based video. IEEE Transactions on pattern analysis and machine intelligence, 20(12), 1371-1375.
1.445 Scholar Libro Liddell, S. K. (2003). Grammar, gesture, and meaning in American Sign Language. Cambridge University Press.
1.313 Academic Libro Lane, H. L., Hoffmeister, R., y Bahan, B. J. (1996). A journey into the DEAF-WORLD. Dawn Sign Press.
1.269 Scholar Libro Sandler, W., y Lillo-Martin, D. (2006). Sign language and linguistic universals. Cambridge University Press.
1.177 Academic Libro Emmorey, K. (2001). Language, cognition, and the brain: Insights from sign language research. Psychology Press.
1.106 Scholar Libro Battison, R., y Baird, E. (1978). Lexical Borrowing in American Sign Language.
1.081 Scholar Artículo Wittenburg, P., Brugman, H., Russel, A., Klassmann, A., y Sloetjes, H. (2006). ELAN: a professional framework for multimodality research. En 5th International Conference on Language Resources and Evaluation (LREC 2006) (pp. 1556-1559).
1.032 Scholar Artículo Starner, T., y Pentland, A. (1997). Real-time american sign language recognition from video using hidden markov models. En Motion-based recognition (pp. 227-243). Springer, Dordrecht.
1.023 Scholar Libro Groce, N. E. (1985). Everyone here spoke sign language: Hereditary deafness on Martha’s Vineyard. Harvard University Press.

Como no podía ser de otra manera, cuatro de los diez trabajos con mayor impacto científico de la historia tratan sobre aspectos puramente lingüísticos de la lengua de signos, pero llama la atención que en este top ten se hayan colado dos investigaciones sobre el reconocimiento en vídeo de la lengua de signos y que ambas sean de 1997 y 1998. Además, una de estas investigaciones -la de 1998- es la segunda investigación más citada de la historia sobre la lengua de signos después de de Stokoe.

De todas formas, hay una investigadora que destaca en este listado: Karen Emmorey (Universidad Estatal de San Diego, Estados Unidos), porque además de ser una de las investigadoras más prolíficas de las últimas dos décadas, como hemos visto en el punto 3, es también quien ha escrito uno de los libros con mayor factor de impacto de la historia (en 2001).



Fuentes:
  • [1] Carlin, J. (1851). Advantages and Disadvantages of the Use of Signs. American Annals of the Deaf and Dumb, 4(1), 49-57. Disponible en: https://www.jstor.org/stable/44401185 [último acceso: 03/08/2020]
  • [2] Smithsonian American Art Museum (s/f). John Carlin. Disponible en: https://americanart.si.edu/artist/john-carlin-743 [último acceso: 03/08/2020]
  • [3] Jacobs, J. (1858). Mode of learning the sign language. American Annals of the Deaf and Dumb, 10(2), 70-72. Disponible en: https://www.jstor.org/stable/45220583 [último acceso: 03/08/2020]
  • [4] Gallaudet, T. H. (1858). Sign-Language. The RI Schoolmaster, 4(10), 296-298.

Publicar un comentario

0 Comentarios