DESCUBRE CÓMO LAS PERSONAS SORDAS Y LAS LENGUAS DE SIGNOS
CONTRIBUYEN A HACER UN MUNDO MEJOR

Lo + nuevo

La carrera imparable de un sordociego: Javier García Pajares

Javier García Pajares es la primera persona sordociega en España que participa en el programa Erasmus para completar su doble Grado de Derecho y Administración y Dirección de Empresas (ADE). Su programa Erasmus comenzó en septiembre de 2016 en Londres, en la Regent's University London. Javier es cacereño, tiene 25 años y su sordoceguera se desarrolló a partir de los 14 años.
El sordociego Javier García Pajares durante una entrevista
Javier García Pajares junto a su mediadora (foto: bez.es)

Comenzó Bachillerato con una nota media de casi 10

Javier en el año 2010 ya era noticia en la prensa porque en el primer curso de bachillerato había obtenido una nota media de 9,7, aunque en algunas asignaturas como matemáticas, economía o historia obtuvo un diez. Para llegar hasta ahí, se trasladó a vivir a Madrid y aprendió diversos sistemas de comunicación como el Braile y el dactilológico en palma. Recientemente Javier ha vuelto a ser noticia porque alcanzó un nivel B2 de inglés en tan sólo 56 horas de clase para desenvolverse en la capital inglesa.

En España hay aproximadamente 6.000 personas sordociegas y para este pequeño gran colectivo es muy importante la visibilidad social, por lo que Javier participa en actividades como el Día Internacional de las Personas Sordociegas.
El sordociego Javier García durante una intervención en el Día Internacional de las Personas Sordociegas en 2010
Javier durante un acto en 2010 por el Día Internacional de las Personas Sordociegas (foto: Europa Press)

Su lucha por un futuro laboral digno

Javier sabe que el desempleo afecta con especial virulencia a las personas sordociegas, por lo que renunció a estudiar por vocación y eligió una carrera con mayor salida profesional y que pueda ejercer en el futuro desde un despacho utilizando el braille: Derecho y ADE.
Muchas veces me dan bajones porque mi discapacidad conlleva unas implicaciones que a veces son muy duras, pero llevo una vida totalmente normal. Hago muchas cosas que otras personas sin discapacidad no hacen y me siento orgulloso y contento
Le concedieron plaza en la mayoría de las universidades para las que solicitó el Erasmus pero no cubrían los gastos de mediación, que ascienden a aproximadamente 5.000 euros mensuales y que su Universidad de origen (UAM) no podía asumir. Finalmente, la Fundación ONCE asumirá estos costes y Javier podrá continuar con su carrera.

Todo un ejemplo de superación.

Fuentes:

No hay comentarios